Diario de Navidad: del 3 al 6 de enero de 2011 (por Rosa Maria Hidalgo)

Disneyland Resort Paris es uno de los lugares más bonitos que he visto. Si cuando llegas al parque te metes de lleno en un mundo de fantasía, ¡qué voy a decir cuando entras en un mundo lleno de “Navidad”!

Dia 1 (3 de enero)

Es la tercera vez que voy a Disneyland, pero cuando voy lo vivo con la misma ilusión que si fuera la primera. En esta ocasión decido ir en Navidad. Me llevo a mi hija de 10 años y a mi sobrino de 12 (era la primera vez que iba).

Salimos de Sevilla el día 3 a las 8 de la mañana. El avión llegó a París a su hora. Recogimos las maletas y nos dirigimos a subirnos en el autobús VEA (era la primera vez que me subía en él, anteriormente lo había hecho en un coche privado y la última vez, en un autobús con 40 alumnos/as). El autobús VEA fue bastante puntual y tras montarnos en él, después de 40 minutos, llegamos al hotel Disneyland.

Hotel Disneyland. Navidad 2010

Hotel Disneyland. Navidad 2010

A la entrada del hotel nos hicimos muchas fotos. No tengo que decir que es precioso, maravilloso, fantástico,…etc. Nada más entrar nos encontramos un maravilloso árbol de Navidad. Por todas partes había guirnaldas, árboles más pequeñitos, … Como no podíamos ir a la habitación hasta las 15:00, tras registrarnos y recoger toda la documentación, nos fuimos al parque.

Mi sobrino no paraba de decir: “¡tita! esto es precioso, ¡qué grande!, ¡qué bonito!…”

No puedo explicar, no puedo reflejar con mis palabras lo que sentí al entrar en el parque y verlo con la decoración navideña. No había edificio que no estuviera especialmente decorado para la ocasión. Empezamos a hacernos fotos en las que más tarde se verían aquellos detalles que nos gusta recordar cuando volvemos a la normalidad.

Cuando llegó la hora de subir a la habitación nos fuimos al hotel. La primera sorpresa al llegar fue el encuentro con algunos personajes. Uno de los que más me ha gustado ha sido el conejito de Alicia. Nada más llegar a la puerta de la habitación, el primer detalle que me encantó: en el pomo de la puerta aparecía Campanilla. Entramos y en la pantalla del televisor el equipo del hotel Disneyland nos deseaba una estancia mágica. Creo que así fue. Comenzamos a ver cómo era la habitación y a los cinco minutos apareció un botones con nuestras maletas.

Tras colocar algunas cosas nos fuimos de nuevo al parque. Almorzamos en el bar, como dice mi hija, “de la coca-cola”. Después de comer seguimos adentrándonos en el parque y en sus atracciones. Como es natural, mi hija que ya conocía algunas, se fue hacia ellas.

Arbol NavidadLlegó la hora de ver la primera cabalgata. Preciosa, ya la conocíamos; pero viene alguien nuevo: Papá Noel. Además, se vive un momento de incertidumbre cuando empiezan a caer los primeros copos de nieve. No se me olvidará la cara de mi hija diciéndome que no le quitara nada del pelo. Mi sobrino no paraba de echar fotos. Estaba encantado de ver ese espectáculo tan maravilloso: nieve, una música preciosa, unas carrozas estupendas, … Después, vimos algo tan bonito como el encendido del árbol. No se puede manifestar con palabras la magia que desprende ese momento. Para poder entrar un poco en calor nos tomamos un “chocolate”, es decir, algo parecido.

Mi debilidad, desde que empecé a ir a Disneyland, ha sido siempre el castillo. Cuando Mickey encendió con su baile el castillo me pareció que me transportaba a otro mundo. ¡Qué cosa más bonita! Una vez que lo vimos encendido y paseamos un poquito más por el parque, nos fuimos al hotel. Ya era hora de descansar. Nos habíamos levantado a las 5:30 de la mañana y nuestros cuerpos estaban pidiéndonos un baño de agua caliente para poder contrarrestar el frío que teníamos y reponer fuerzas para el siguiente día.

¡Maravilloso comienzo!

Related Posts with Thumbnails

1 comment to Diario de Navidad: del 3 al 6 de enero de 2011 (por Rosa Maria Hidalgo)

  • María del Mar

    ¡Qué bonito! Yo fui una vez para “El Rocío”.
    Te voy a contar mi historia, aunque creo que no te la vas a poder creer.
    Todo comenzó en el colegio, yo estaba en 5º. Recuerdo que ese día tenía un examen de matemáticas, entonces mi madre me había dicho que ibamos a ir a Córdoba, a visitar a mis abuelos paternos. Como me tenía que irme antes, le había dicho a mi profesor, que me lo pusiera la hora anterior.
    Lo mejor es que toda mi antigua clase lo sabía, o casi toda, algunos siguen este año conmigo, en la tutoría, son: Ana, Diego José, Marta, Juan y Álvaro. No se si alguno de estos no lo sabían, bueno el caso es que, cuando me llamaron para que me fuera, me dice Diego: “Yo sé a donde tu vas”, y le contesto: “Claro, a Córdoba ya os lo he dicho”, y él me dice con voz burlona: “si ya, ya”.
    Más tarde, cuando vamos en el coche con mis dos hermanos y mis padres, veo que mi tita se monta, y pregunto yo: “¿Por qué viene la tita con nosotros?, y me contesta mi madre: “Es que papa va a ir otra vez a China, y tu tita le va a acompañar al aeropuerto”.
    Cuando llegamos al aeropuerto, veo a mi madre sacar todas las maletas, y digo yo: “Mama que haces tendrías que sacar las de papa”, y me contesta: “Es que te he mentido, tu padre no va a China, vamos a ir a Córdoba en avión”. Se me quedó la cara de piedra, la primera vez que iba a montar en avión.
    Cuando nos subimos a él, sentía algo extraño, algo que nunca había sentido antes, algo inolvidable. Empezamos a despegar y yo sentía un cosquilleo en la barriga.
    Pasó un rato y le digo yo a mi madre: “Mama, estamos tardando demasiado para llegar a Córdoba”, y ella me contesta: “Tranquila es que el piloto me ha dicho que había que rodear Madrid”, y digo yo: “Ah, vale”.
    Aterrizamos, y veo yo algo distinto “Córdoba”, digo: “Mama, esto que es, esto no es Córdoba, aquí está la bandera de Francia y la de Europa, nada más”, me dice ella: “Es que estamos en un lugar de Córdoba, donde los franceses hicieron una hazaña importante”, y yo , contestando con mi frase típica: “Ah, vale”.
    Cuando veo en el autobus dibujado Mickey, Pluto yotros personajes disney, digo yo: “Nunca he visto un autobus así”.
    Cuando llegamos al hotel, nos quedamos en el Cheyenne, un hotel muy bonito, típico del Oeste, con atracciones para niños; y pregunto: “¿Y los abuelos?, ¿y este hotel?, estoy confusa”, mi madre me contesta “Hija, estas en Disneyland Resort Paris”. Yo gritando como una loca, y mis hermanos, que son muy guais, llorando porque querían irse a Córdoba con mi primo Alberto. Yo diciendo: “Os mato, que me vais a llorar por eso, ustedes es que sois tontos o que”. Aquello va a ser inolvidable, espero ir otra vez y si no cuando sea mayor.
    Hacía un calor impresionante, mi madre decía que todas sus amigas que habían ido, les había dicho que siempre llovía, pero cuando nosotros fuimos jamás cayó una gota de agua. Me lo pasé genial. Y, me da un poco de vergüenza decirles que son los mejores padres del mundo, sin ofenderte, porque yo nunca he mostrado nada hacia ellos que los quier. Me da un poco de pena, porque yo siempre les digo que hay que ver que no son buenos padres que siempre estan riñendo que no se qué, total que me doy cuenta que no es así, que tus padres darían la vida por ti, o como dice el dicho: “Un padre es para cien hijos, pero cien hijos no son para un padre”. Me da corte decirles en la cara que les quiero mogollón, por todo lo que han sufrido por mi y no se merecen algunas cosas que digo o hago, como cuando chincho a mis hermanos y ellos me riñen o me castigan y yo protesto diciendo: “Ay que ver que malos sois, que siempre igual, que nunca me dejais en paz, que no me quereis”. Y no eso es verdad, un padre o una madre son tus únicos amigos enteros que tienes, aunque no nos demos cuenta, como decía el cuento de Literatura, amigos enteros, amigos medios y amigos falsos.
    Espero que no te haya aburrido con todo esto que he escrito, porque en vez de un comentario, parece una biografía. Espero que te haya gustado y que te lo creas porque todo es verdad.
    Feliz año nuevo.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>