Diario de viaje Navidad 2010, dia 6 (27 dic)

Último día completo en Disneyland París y con una sensación extraña. En un principio habíamos planteado el viaje de forma muy tranquila y más para disfrutar del entorno, de los restaurantes, de las nuevas zonas, etc., que ir corriendo de atracción en atracción para que no quedase ninguna por visitar. Al fin y al cabo, ya hemos montado en todas en alguna ocasión. Pero digo sensación extraña porque no puedes evitar pensar que igual debíamos haber aprovechado más el tiempo y las atracciones. Como veréis, a lo largo del día se me irá yendo este malestar extraño influenciado también por saber que al día siguiente teníamos que irnos y disfrutaría a tope de todos los momentos del día.

Para variar todo comenzó como en todo el viaje, sin prisas y mucha hambre, unas ganas enormes de ir a desayunar. Como íbamos tarde no había tanto caos como en las horas más tempranas. Tras el desayuno y gracias a un día relativamente soleado, aunque con muuuuucho frío, dimos una vuelta por el hotel, algo que no habíamos hecho hasta entonces, con la sesión de fotos correspondiente, antes de dirigirnos al parque.

Hotel Cheyenne

Plaza central del Hotel Cheyenne

Camino junto a Río Grande

Camino junto a Río Grande

Como podéis ver seguía todo nevado, aunque ya el lago se estaba congelando y los caminos y zonas de tránsito estaban ya mucho más limpias y sin hielo.

Baldosas entrada parqueEn la entrada del parque, para los amantes del fútbol, están las baldosas conmemorativas de la visita de la selección francesa que fue Campeona del Mundo. Como ya habéis podido comprobar los que habéis estado allí, todas las baldosas de la entrada tienen nombres y fechas grabadas. Muchas de ellas son homenaje a personas que han trabajado en Disney (dibujantes, imageneers, etc.), otras de personalidades que han visitado el parque. Al principio, cuando se construyó el complejo, incluso se podían “comprar”.

Paseo por Main Street entrando en tooooodas las tiendas y, al llegar a Central Plaza, nos dirigimos hacia el pueblo de Bella por la zona trasera al escenario. La idea era ir por los caminos menos transitados. Pasando por el pueblo llegamos al laberinto de Alicia y vuelta por Fantasyland. Se estaba convirtiendo en un día en el que la cámara fotográfica echaba humo y a los modelos (nosotros) se nos estaba quedando cara de foto 😉

De las atracciones de la zona sólo nos montamos en Casey’s Jr. Train. El País de los Cuentos de Hadas estaba cerrada, no se si de forma programada o porque se encontraba totalmente congelada.

Casey's Jr. Train

Casey's Jr. Train

Sigue el frío y se hace duro, así que tras seguir con la sesión de fotos nos dirigimos a probar un restaurante nuevo que me hacía mucha ilusión: el Agrabah. Tiene una ambientación árabe, como de Aladino, como no podría ser de otra manera, pero muy bien conseguida. La comida genial, si te gusta la de Oriente Medio y, lo mejor, los postres. La verdad es que alargamos la sobremesa porque estábamos tan a gusto allí dentro. Además nos tocó una mesa genial, en una esquina muy tranquila.

Restaurante Agrabah Café Restaurante Agrabah Café

Después de comer hicimos tiempo paseando por la zona y visitamos el interior del castillo, mientras tenía lugar la cabalgata que pudimos ver muy de lejos. Lo que si quisimos disfrutar a tope fue el encendido del árbol de Navidad. Aquí les dejo el vídeo que sacamos con el móvil. No es de muy buena calidad pero se puede apreciar más o menos.

Tras todo esto ni cenamos ni nada, sólo el chiquillo quiso algo de comer, así que pasamos por el sitio de comida rápida que todos conocéis para pillarle algo para llevar. También había que preparar las maletas para poder aprovechar lo máximo posible el día siguiente, que sería el último.

Related Posts with Thumbnails

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>